Translate

domingo, 25 de junio de 2017

¡Qué bonita es Barcelona!

Barcelona es de esas ciudades que siempre te sorprende, así que decidimos volver a ir hasta allí en un viaje mano a mano con mi hija, una experiencia inolvidable en todos los sentidos.

Si tú también estas pensando en pasar unos días en la Ciudad Condal mi primera recomendación sería que buscaras un alojamiento céntrico, nosotras estuvimos en el cruce de Diagonal con Paseo de Gracia y nos resultó comodísimo ya que estábamos relativamente cerca de todo y el transporte urbano muy a mano.

Hablando de transporte urbano, entre otras opciones que se ofrecen, nosotras optamos por la T10 una tarjeta para desplazarnos en metro y bus por toda la ciudad que venía perfecta para nuestras necesidades. 

Clikea en la imagen y encontrarás toda la información.



Algo más que te recomendaría es que planifiques tu viaje, de esta manera puedes sacar con anterioridad por internet las entradas a los lugares que quieras visitar ahorrando, sobretodo, tiempo (especialmente la entrada para visitar La Sagrada Familia).

Por supuesto a la hora de comer te recomendaría que disfrutaras de la variedad que te ofrece una ciudad tan cosmopolita como Barcelona, tanto gastronómicamente hablando como en cuanto a la ubicación del restaurante.

Y ahora algunas fotografías de los lugares que visitamos y que quiero compartir con los amigos de Paseos, Escapadas y Viajes.

Verás palabras en negrita sobre las que, al clikear, encontrarás información.




Barcelona modernista. Chimeneas de La Pedrera  y fachada de la Casa Batlló 








Barrio Gótico. Fachada principal de la Catedral de Barcelona






Panorámica de Barcelona desde el Museo Nacional de Arte.





Os dejo el vídeo de la canción que da nombre a este post y que recuerdo escuchaba de niña en aquel disco de vinilo que tenían mis padres.




Nos vemos en otro Paseo, Escapada o Viaje.


Julio 2016


.

sábado, 8 de abril de 2017

Lisboa, antigua y señorial

Después de un año si publicar nada en este blog, pido mil perdones, vuelvo para contaros nuestro paso por Lisboa. A lo largo del texto hay palabras en negrita, clikeando sobre ellas encontraréis información de ese lugar en concreto. Y ahora nos vamos a la capital de Portugal, ¿me acompañas?


Antigua y señorial, precisamente esta fue la impresión que me lleve de Lisboa al ver la ciudad por primera vez, un lugar antiguo pero elegante.

Llegamos a la ciudad lusa en avión desde Madrid, un viaje tranquilo y divertido. Nuestro primer destino fue el apartamento donde íbamos a pasar unos días, un alojamiento ni más ni menos que para diez personas del que tengo que decir que es totalmente recomendable por su ubicación, decoración, limpieza... y la amabilidad de la propietaria.

Situado muy cerca de la plaza del Marques de Pombal (que delimita la antigua y nueva Lisboa) y al lado de una entrada de metro nos hizo la visita mucho más fácil, eso y el uso de la Lisboa Card que también recomiendo.

Salimos del metro y comenzamos a patear las calles e impresionante avenidas que se presentaban ante nuestros ojos en dirección al Barrio de La Baixa,  Avenida da Liberdade, Plaza de los Restauradores (donde se encuentra el magnífico edificio del Hotel Edén), Plaza del Rossio con el Teatro Nacional y la Plaza de Figueira. De esta última sale la elegante calle peatonal Rua Augusta desde la que puedes entrar en la Plaza del Comercio a través de un Arco de Triunfo. Todavía tengo los ojos como platos al ver tan impresionante lugar, los edificios, el ambiente, el mar... todo es espectacular. Además llegamos en eso días en que se jugaba la última etapa de la competición de fútbol más importante de Europa que para más señas ganó Portugal y una gran pantalla destacaba en la plaza.






Visita obligada fue el Elevador de Santa Justa que es la forma más sencilla de llegar de La Baixa al Barrio Alto. La vistas desde arriba son preciosas y se puede ver perfectamente el Castillo de San Jorge o la Catedral.
Como medio de transporte el elevador abrió sus puertas al público el 10 de julio de 1902 con el nombre de Elevador do Carmo. El día de su inauguración se vendieron más de 3.000 tickets. El Elevador de Santa Justa tiene 45 metros de altura y su estructura nos recuerda a Eiffel, no en vano fue construido por Raoul Mesnier de Ponsard, seguidor del arquitecto francés. Desde su parte superior nos ofrece unas magnificas vistas de La Baixa y ha sido uno de los principales miradores desde su creación. Como curiosidad, el elevador admite 20 personas para subir pero sólo 15 para bajar.
Para subir al Elevador de Santa Justa en Lisboa existen varias opciones:
  • Comprar el ticket en la taquilla al pie del elevador por 5,00€ con dos viajes y acceso al mirador incluidos
  • Usando el crédito de las tarjetas de transporte que usas también para el metro, trenes o autobuses de la Carris: Lisboa Viva, 7Colinas o Viva Viagem
  • Gratis para portadores de la Lisboa Card



No podíamos estar en Lisboa sin disfrutar de un viaje en los tradicionales tranvías que recorren el casco antiguo de la ciudad y por supuesto, elegimos en nº 28, en él fuimos  hasta el Barrio del Chiado, que se reconstruyó tras el incendio de 1988.

Lugar de encuentro en este barrio, es el Café A Brasileira en la Rua Garret y en cuya terraza se encuentra una escultura que representa al poeta Fernando Pessoa.

En realidad el viaje en tranvía se alargó y nos recorrimos en este medio de transporte prácticamente toda la ciudad. 




Para las salidas nocturnas tanto el Barrio Alto como La Alfama son lugares donde encontrarás locales donde cenar, escuchar fados o simplemente tomar algo en una de sus muchas terrazas mientras disfrutas de la buena compañía.



El Barrio de Belén, más alejado del centro de la ciudad, guarda tesoros arquitectónicos dignos de ser visitados: El Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belén, el Puente del 25 de Abril o el Monumento a los Descubridores. Pero además, allí también  pudimos degustar sus famosos Pasteis de Belén.

Nos gustó muchísimo todo el conjunto y os puedo decir que, en mi opinión, este barrio por si solo es suficiente motivo para visitar Lisboa.











Si la parte antigua de la ciudad tiene se encanto de antaño la parte nueva se presenta como una ciudad que mira hacia el futuro con edificios de nueva construcción o preciosos parque que son el pulmón de Lisboa. Nosotros pasamos un rato genial paseando por el parque Eduardo VII que quedaba cerca del alojamiento.



***


También incluimos en nuestro viaje una visita a la cercana ciudad de Sintra y su espectacular Palacio da PenaEste palacio, que a pesar de su “juventud” (se construyó durante el XIX) es uno de los más visitados del país, se alza sobre un entorno natural inigualable, el de la Sierra de Sintra, y está rodeado por un jardín en el que conviven miles de especies botánicas procedentes de todo el planeta.




Para llegar hasta él puedes hacerlo en coche o autobús.


  • Si optas por coger el autobús, tendrás que buscar el nº 434 -que puedes coger junto a la Oficina de Turismo de Sintra-, y llegarás hasta una explanada donde se encuentra la puerta que da acceso al Palacio y al Jardín da Pena. Ahí puedes comprar las entradas y comenzar la visita.
  • Si por el contrario vas en coche (hay indicaciones hacia el Palacio desde que entras en Sintra), te recomendamos aparcarlo al comienzo del recorrido (no se permite el acceso a la explanada de entrada a vehículos privados) y subir paseando hasta la entrada del castillo. Si no quieres hacer todo el camino a pie, también encontrarás varios parkings en distintos niveles durante la subida hacia el palacio.

Información práctica

  • El último tramo de recorrido (unos diez minutos) hasta la puerta del propio palacio debe hacerse a pie o utilizar el microbús (que cuesta 3 € ida y vuelta y cuyo billete se compra en la taquilla junto con la entrada).
  • Te aconsejamos planificar tu visita al Palacio da Pena a primera hora de la mañana, pues dado que es el monumento más frecuentado de Sintra se forman largas colas a partir de media mañana.
  • Otra opción para ahorrar tiempo, si vais a visitar también el Castelo dos Mouros, es comprar la entrada combinada a ambos monumentos en este último, y luego vais al Palacio da Pena y entráis directamente. En el castillo no suele haber cola en la taquilla.
  • Hay una happy hour todos los días entre las 09:30 y las 10:30, durante la que os descontarán 1 € en cada entrada.



No os he comentado nada en cuanto a la gastronomía sencillamente porque en cualquier lugar vais a comer muy bien, eso sí, no os vayáis de Lisboa sin probar su bacalao, da igual de qué manera esté cocinado. Este de la foto estaba riquísimo.




Aquí puedes informarte de cuales son sus platos más típicos.
https://www.lisboa.es/donde-comer/



Llegó el final del viaje y dijimos adiós a Lisboa, o mucho mejor hasta la próxima.





Nosotros volveremos con otro Paseo, Escapada o Viaje.


Julio 2016

.


domingo, 10 de abril de 2016

Barranco de Valdoria

¡Pensar que estaba tan cerca y nunca habíamos paseado por esta maravilla de paraje! bueno ya hemos remediado "la cosa" y además, disfrutado de una tarde estupenda.

Entre las localidades turolenses de Albalate del Arzobispo y Ariño se encuentra el Barranco de Valdoria, para adentrarse en él os recomiendo tomar desde Albalate la carretera A-223 dirección Andorra, entre los kilómetros 25 y 24 está la señal que indica el desvío a tomar hacia este bonito lugar.



El camino tiene tramos en mejor y peor estado, pero si tu coche no es muy bajo podrás recorrer los 3 km hasta una zona de parking para dejar allí el vehículo y comenzar la ruta hacia Valdoria, mojones pintados en rojo nos indican el camino a seguir.



Adentrándonos en este barranco del Parque Cultural del Río Martín, vamos atravesando un bosque mediterráneo donde encontramos varias especies de plantas como: pino carrasco, coscoja, lentisco, aladierno, espino negro etc. y nos permite disfrutar de un entorno relajado y tranquilo. El recorrido hasta el manantial del barranco, y donde se inicia una vía ferrata, es de unos 30 minutos



Durante el trayecto encontraremos dos cruces de caminos que nos dan la opción de ir por el Rincón del Gorgo, el primer cruce seria el inicio del paseo y el segundo el final, mi recomendación es seguir el sendero del Barranco de Valdoria  e ir por el Rincón del Gorgo de regreso al coche, así hacemos una ruta circular para no desandar todo lo andado.



Ya cerca del manantial, al fondo del barranco, nos vamos encontrando con restos de construcciones de épocas pasadas donde las aguas de este lugar eran aprovechadas allá por el año 1912. 



Al llegar al manantial tienes dos opciones, subir por las escaleras y grapas hacia la parte alta del barranco (Pico de La Silleta - 785 m.) o darte la vuelta por donde has venido, si quieres hacer la vía ferrata te aconsejo el uso de casco, arnés, mosquetón y cuerda u otros elementos de amarre al cable de seguridad de esta vía.


Nosotros optamos por darnos la vuelta, ya que no llevábamos equipo, y tomamos el primer desvío a la derecha hacia el Rincón del Gorgo. 

El sendero recorre algunas de las grietas formadas en los conglomerados, estrechas pero que permiten el paso del caminante, algunas tan largas que la luz del sol no penetra dando lugar a cuevas como la del Rincón del Gorgo, una maravilla de la naturaleza. Me dio la impresión de que me adentraba en otro mundo donde podía encontrarme cualquier cosa.





Después de subidas y bajadas llegamos de nuevo a la explanada junto a los olivos donde dejamos el coche, fin de la ruta, cae la tarde y volvemos a casa con la idea de volver de nuevo a Valdoria, para la próxima vez tomaremos junto al parking el desvío señalizado a la derecha hacia La Cueva Negra, otra tarde estupenda nos espera.



Enlaces de interés:



Marzo 2016


martes, 9 de febrero de 2016

El Puente de Vizcaya

El pasado enero realicé una pequeña escapada al País Vasco para compartir hobby con unas amigas, pero entre tanta actividad no podía faltar la visita turística, visita que iba a ser intensa porque elegimos acercarnos hasta el Puente de Vizcaya, declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el 2006.




 
Es un puente transbordador de peaje, concebido, diseñado y construido por la iniciativa privada entre 1887 y 1893.

Me resultó impresionante, el puente y también las vistas que se divisan desde él, porque algunas de nosotras no dudamos en subir hasta la parte alta y disfrutar de una panorámica única.




El puente enlaza la villa de Portugalete con el barrio de Las Arenas, que pertenece al municipio de Guecho, así como las dos márgenes de la ría de Bilbao. Su construcción se debió a la necesidad de unir los balnearios existentes en ambas márgenes de la ría, destinados a la burguesía industrial y a los turistas de finales del siglo XIX.




Nos lo pasamos genial, sólo hay que ver las fotos. Aquí os las dejo y también la recomendación de visitar esta fantástica obra maestra de ingeniería obra de Ferdinand Arnodin








 Fantática escapada en muy buena compañía seguro que volveremos a disfrutar juntas de otra tan divertida como esta.

¡Hasta pronto !





 Enero 2016


 Más información en:



http://www.puente-colgante.com/index.php/es/puente-vizcaya/historia.html







lunes, 25 de enero de 2016

Los Olmos y La Mata de los Olmos

Desde Alcañiz por la N 420/N 211 y a unos 46 Km de esta localidad podemos llegar a dos pueblos turolenses cuya historia sigue viva en sus edificios más emblemáticos: Los Olmos y La Mata de los Olmos, así que sin pensarlo dos veces decidimos dar un paseo por estos dos lugares en la tarde de un domingo de enero casi, casi primaveral. 

Nos encontramos primero con Los Olmos y accedimos a este pueblo por una  entrada franqueada por árboles, a pocos metros una preciosa fuente restaurada nos muestra las primeras huellas de la historia del lugar. 



Un rápido pero bonito paseo por el municipio nos lleva hasta la iglesia  parroquial del Salvador (siglo XVIII) y el ayuntamiento (siglo XVI) bajo el cual se encuentran los soportales de la lonja, personalmente tengo debilidad por este tipo de construcción y agradezco que, esta en concreto, estuviera tan bien cuidada.






Nuestra siguiente parada sería La Mata de los Olmos, mucho que ver en este pueblo y nosotros tuvimos la suerte de contar con unos cicerones excelentes que nos guiaron por sus calles mostrándonos un patrimonio espectacular.

Para abrir boca visitamos en primer lugar "la nevera", recuperada recientemente forma parte de la Ruta de las bóvedas del frío del Bajo Aragón y te aseguro que esa boca, la tuya se va a quedar abierta cuando la vea.



Esta es la maqueta que puedes ver en el interior



Y este el interior de la cubierta hemisférica que cubre la planta circular de la nevera. Impresionante, ¿verdad?.



La iglesia parroquial de San Bartolomé (XVII) no te dejará indiferente, sobretodo la exuberante decoración del interior, te dejo esta fotografía como muestra, imaginatela así toda, toda entera decorada. También me resultó muy curiosa la pila bautismal.


                        


Junto a la iglesia, se encuentra el edificio de la casa consistorial (siglo XVI) restaurada a finales del siglo XX y en cuya planta baja se abre la lonja que sigue siendo, al igual que antaño, lugar de encuentro y diversión.




 
Nos encantó recorrer las calles y visitar los edificios monumentales de la Mata de los Olmos pero entre todos mi favorito fue el lavadero, no sé porque estos lugares me transmiten buenas sensaciones y me parecen curiosísimos, así que caminando unos metros y tras pasar por una de las cinco ermitas que tiene la localidad llegamos allí, mirad qué bonito.


Este es el interior, como podéis ver es de gran altura, al parecer podría ser de época neoclásica con esos grandes ventanales con arcos de medio punto.


Y aunque parezca mentira, todavía hay personas que hoy en día van a lavar allí.



Esta fue una visita corta pero intensa, que nos permitió conocer dos localidades desconocidas para nosotros.


Desde aquí nuestro agradecimiento a la familia Sánchez-Lahóz por el interés y la amabilidad con la que compartieron con nosotros su tiempo y sus muchos conocimientos del patrimonio artístico y cultural de La Mata de los Olmos.



 Ahora ya sólo me queda despedirme y animaros a visitar los desconocidos pueblos de la provincia de Teruel, no os defraudaran. 

Hasta pronto, nos volveremos a encontrar en otro paseo, escapada o viaje.

Enero 2016




Más información en:

Los Olmos


La Mata de los Olmos