Translate

lunes, 20 de octubre de 2014

Molina de Aragón, capital del Señorío

Molina de Aragón (Guadalajara), esa localidad de la que dicen que ni tiene molino ni pertenece a Aragón, fue nuestro destino en una tarde de otoño.

Ya habíamos pasado por ella en varias ocasiones en nuestros viajes a Madrid pero nunca hasta este día, nos habíamos parado para disfrutar de un lugar donde el Medievo dejó su huella de una manera espectacular.




Como os digo, su camino por la Edad Media domina la vista general que derrama sobre la colina la muralla que rodea el burgo y se funde con el castillo. Al fondo la Torre de Aragón vigila desde el cerro.

Molina de Aragón nos mostró su gran riqueza artística y la mezcla de culturas al pasear por sus calles; el barrio judío, la morería o las iglesias cristianas no nos dejaron indiferentes.




Pero fue el Puente Viejo el que más nos impresionó, construido sobre el Río Gallo y de estilo románico, fue realizado en arenisca roja, consta de tres arcos; junto a las pilaslos tajamares que se distinguen a uno y otro lado. 
Una belleza cuyo entorno, muy bien cuidado, resulta ideal para dar un paseo.




Al seguir con nuestro paseo pudimos comprobar que la muralla y el castillo de Molina son, sin duda, lo que más llama la atención de todo aquel que la visita y nosotros no íbamos a ser menos.

Castillo

El castillo fue edificado sobre un antiguo castro celtibérico utilizado por los árabes durante su dominación. Una de las torres es la llamada de Aragón, en lo más alto del cerro, que domina la población y el bello entorno paisajístico. 
Además conserva la torre del homenaje, la de armas y la de veladores. En el patio de armas se deja ver la planta de una antigua iglesia románica. 
El recinto amurallado recibe el nombre de El Cinto. Es un gran conjunto medieval, en piedra de sillería de arenisca roja en las esquinas de las torres. 
Declarado conjunto histórico desde 1965, se trata de una de las más típicas ciudades señoriales de Castilla-La Mancha.



 Un día ideal en el que nos trasladamos, por un momento, al pasado más espledoroso de la localidad principal del Señorío de Molina.

Para otra ocasión dejamos hacer el recorrido completo por este señorío.


¡Hasta la próxima!