Translate

sábado, 20 de diciembre de 2014

En el Maestrazgo turolense.

El Maestrazgo es una comarca aragonesa (España) situada al este de la provincia de Teruel. Su capital es Cantavieja.

La verdad que nos quedaba muy cerca y queríamos ir a comer a Casa Matilde en la localidad de Tronchón. Concretamos un día y allí que no dirigimos, pero antes un pequeño recorrido por otras localidades de esta bonita comarca aragonesa.

Nuestra primera parada fue para contemplar una de las maravillas de la naturaleza con la que cuenta esta zona, los Órganos de Montoro, se localizan en los términos municipales de Ejulve y Villarluengo, y son una gran formación caliza de estratos subverticales de edad cretácica, que pertenece al Maestrazgo turolense. El fuerte buzamiento de la formación es consecuencia de la intensa estructuración geológica del sector.


Cuentan que algunos hasta puede llegar a ver al organista esculpido en piedra pero eso ya es mucho decir.

Nuestra siguiente parada sería en la bonita localidad de Cantavieja.  Fue la antigua Cartago Vetus, fundada por el carataginés Amílcar Barca en su paso por estas tierras hacia la conquista de Roma. Posteriormente en los documentos medievales aparece como Cantavellam, y ésta es la época de máximo esplendor, de la cual conserva sus mejores edificios.

Destaca la plaza porticada, dedicada a Cristo Rey, donde se levantan los edificios de la iglesia renacentista y el Ayuntamiento gótico.



Un paseo por esta impresionante localidad y de vuelta a la carretera rumbo a otra no menos fascinante población, la pequeña joya de Mirambel.

Mirambel respira historia en todos sus rincones y a lo largo de ella siempre ha estado vinculada a las órdenes militares, primeramente fue concedida a la orden del Santo Redentor y en 1196 pasó a la orden del Temple.


Cinco portales y cinco ermitas se reparten por igual las glorias militares y religiosas.

El casco urbano de Mirambel aparece cercado de murallas, con su ciudadela medieval. Al pie del torreón del portal de las Monjas se encuentra la recoleta plaza de la Madre Consuelo, religiosa y maestra. Las bellas celosías del convento que fue fundado en época de Felipe II, asoman sobre el arco.


Calles empedradas, viejos caserones solariegos, notables edificios con salientes aleros, paredes de piedra, blasones... todos ellos hace de la visita a este municipio un placer para los sentidos. Además cuenta con acogedoras casas de turismo rural para que la estancia sea todo un lujo.

Tomamos un refrigerio y nos pusimos en marcha hacia nuestro destino, la localidad de Tronchón. Allí nos esperaba la riquísima cocina de Casa Matilde y algo más.

Te recomiendo que hagas tu reserva para comer o cenar allí, esta es la dirección web con los datos del restaurante.





Edificios antiquísimos, calles y rincones que respiran paz y tranquilidad y que hacen del paseo la mejor terapia. 

Pero Tronchón es conocida por sus quesos y no podíamos irnos sin comprar algunos de ellos así que nos acercamos hasta la quesería y así poder decir como Don Quijote "he comido queso de Tronchón"

"Si vuesa merced quiere un traguito, aunque caliente, puro, aquí llevo una calabaza llena de lo caro, con no sé cuántas rajetas de queso de Tronchón, que servirán de llamativo y despertador de la sed, si acaso está durmiendo."

Miguel de Cervantes. Don Quijote de la Mancha - Segunda parte - Capítulo LXVI


Te dejo la dirección de la página web donde encontrarás toda la información sobre estos quesos 100% artesanales, sin aditivos, sólo leche cruda.


Al final de la tarde damos por terminada la comida, el paseo, las compras y nuestra pequeña escapada por el Maestrazgo turolense.

Historia, naturaleza y bien estar en un mismo lugar. Todo un regalo para los cinco sentidos.

¡Volveremos!



Noviembre 2014


.