Translate

martes, 3 de noviembre de 2015

Soria, ni te la imaginas.

Ciudades como Soria nunca te dejan indiferente y disfrutar de ellas, aunque sólo sea un fin de semana, siempre resulta muy gratificante.

Su patrimonio arquitectónico es impresionante, historia, cultura, entorno, gastronomía... y por supuesto, su gente son motivos suficientes para visitarla.

Os dejo un par de enlaces donde podréis encontrar información sobre todo esto.


Nosotros hicimos un recorrido en plan tranquilo, disfrutando de cada uno de los rincones y dejándonos impregnar, del ambiente de final del verano y comienzo del otoño, en una ciudad que sorprende acogiéndote de una forma especial y que tiene bien merecido el slogan "Soria, ni te la imaginas" 

Aquí van las fotos.




Entrada y quiosco de la música en la Alameda de Cervantes, pulmón y lugar de recreo de la ciudad, más conocida como la Dehesa.



 Plaza Mayor, al fondo el Ayuntamiento




Iglesias de San Juan de Rabaneda y Santo Domingo, dos joyas del románico castellano-leonés.




Por la orilla del Duero llegamos hasta la ermita de San Saturio, patrón de la ciudad, un paseo que además de mostrarnos excelentes vistas nos lleva hasta una curiosa construcción con una bonita historia.


Como recomendación os diré que en vuestra visita a esta ciudad no dejéis de probar algo muy típico allí, los torreznos, acompañados de una cerveza o un buen vino de la ribera del Duero serán el aperitivo perfecto.







Y esto es todo desde Soria, ¿te animas a disfrutar de esta bonita ciudad?

Nosotros seguro que volveremos.

Nos vemos. Besicos



Septiembre 2015