Translate

lunes, 25 de enero de 2016

Los Olmos y La Mata de los Olmos

Desde Alcañiz por la N 420/N 211 y a unos 46 Km de esta localidad podemos llegar a dos pueblos turolenses cuya historia sigue viva en sus edificios más emblemáticos: Los Olmos y La Mata de los Olmos, así que sin pensarlo dos veces decidimos dar un paseo por estos dos lugares en la tarde de un domingo de enero casi, casi primaveral. 

Nos encontramos primero con Los Olmos y accedimos a este pueblo por una  entrada franqueada por árboles, a pocos metros una preciosa fuente restaurada nos muestra las primeras huellas de la historia del lugar. 



Un rápido pero bonito paseo por el municipio nos lleva hasta la iglesia  parroquial del Salvador (siglo XVIII) y el ayuntamiento (siglo XVI) bajo el cual se encuentran los soportales de la lonja, personalmente tengo debilidad por este tipo de construcción y agradezco que, esta en concreto, estuviera tan bien cuidada.






Nuestra siguiente parada sería La Mata de los Olmos, mucho que ver en este pueblo y nosotros tuvimos la suerte de contar con unos cicerones excelentes que nos guiaron por sus calles mostrándonos un patrimonio espectacular.

Para abrir boca visitamos en primer lugar "la nevera", recuperada recientemente forma parte de la Ruta de las bóvedas del frío del Bajo Aragón y te aseguro que esa boca, la tuya se va a quedar abierta cuando la vea.



Esta es la maqueta que puedes ver en el interior



Y este el interior de la cubierta hemisférica que cubre la planta circular de la nevera. Impresionante, ¿verdad?.



La iglesia parroquial de San Bartolomé (XVII) no te dejará indiferente, sobretodo la exuberante decoración del interior, te dejo esta fotografía como muestra, imaginatela así toda, toda entera decorada. También me resultó muy curiosa la pila bautismal.


                        


Junto a la iglesia, se encuentra el edificio de la casa consistorial (siglo XVI) restaurada a finales del siglo XX y en cuya planta baja se abre la lonja que sigue siendo, al igual que antaño, lugar de encuentro y diversión.




 
Nos encantó recorrer las calles y visitar los edificios monumentales de la Mata de los Olmos pero entre todos mi favorito fue el lavadero, no sé porque estos lugares me transmiten buenas sensaciones y me parecen curiosísimos, así que caminando unos metros y tras pasar por una de las cinco ermitas que tiene la localidad llegamos allí, mirad qué bonito.


Este es el interior, como podéis ver es de gran altura, al parecer podría ser de época neoclásica con esos grandes ventanales con arcos de medio punto.


Y aunque parezca mentira, todavía hay personas que hoy en día van a lavar allí.



Esta fue una visita corta pero intensa, que nos permitió conocer dos localidades desconocidas para nosotros.


Desde aquí nuestro agradecimiento a la familia Sánchez-Lahóz por el interés y la amabilidad con la que compartieron con nosotros su tiempo y sus muchos conocimientos del patrimonio artístico y cultural de La Mata de los Olmos.



 Ahora ya sólo me queda despedirme y animaros a visitar los desconocidos pueblos de la provincia de Teruel, no os defraudaran. 

Hasta pronto, nos volveremos a encontrar en otro paseo, escapada o viaje.

Enero 2016




Más información en:

Los Olmos


La Mata de los Olmos