Translate

domingo, 10 de abril de 2016

Barranco de Valdoria

¡Pensar que estaba tan cerca y nunca habíamos paseado por esta maravilla de paraje! bueno ya hemos remediado "la cosa" y además, disfrutado de una tarde estupenda.

Entre las localidades turolenses de Albalate del Arzobispo y Ariño se encuentra el Barranco de Valdoria, para adentrarse en él os recomiendo tomar desde Albalate la carretera A-223 dirección Andorra, entre los kilómetros 25 y 24 está la señal que indica el desvío a tomar hacia este bonito lugar.



El camino tiene tramos en mejor y peor estado, pero si tu coche no es muy bajo podrás recorrer los 3 km hasta una zona de parking para dejar allí el vehículo y comenzar la ruta hacia Valdoria, mojones pintados en rojo nos indican el camino a seguir.



Adentrándonos en este barranco del Parque Cultural del Río Martín, vamos atravesando un bosque mediterráneo donde encontramos varias especies de plantas como: pino carrasco, coscoja, lentisco, aladierno, espino negro etc. y nos permite disfrutar de un entorno relajado y tranquilo. El recorrido hasta el manantial del barranco, y donde se inicia una vía ferrata, es de unos 30 minutos



Durante el trayecto encontraremos dos cruces de caminos que nos dan la opción de ir por el Rincón del Gorgo, el primer cruce seria el inicio del paseo y el segundo el final, mi recomendación es seguir el sendero del Barranco de Valdoria  e ir por el Rincón del Gorgo de regreso al coche, así hacemos una ruta circular para no desandar todo lo andado.



Ya cerca del manantial, al fondo del barranco, nos vamos encontrando con restos de construcciones de épocas pasadas donde las aguas de este lugar eran aprovechadas allá por el año 1912. 



Al llegar al manantial tienes dos opciones, subir por las escaleras y grapas hacia la parte alta del barranco (Pico de La Silleta - 785 m.) o darte la vuelta por donde has venido, si quieres hacer la vía ferrata te aconsejo el uso de casco, arnés, mosquetón y cuerda u otros elementos de amarre al cable de seguridad de esta vía.


Nosotros optamos por darnos la vuelta, ya que no llevábamos equipo, y tomamos el primer desvío a la derecha hacia el Rincón del Gorgo. 

El sendero recorre algunas de las grietas formadas en los conglomerados, estrechas pero que permiten el paso del caminante, algunas tan largas que la luz del sol no penetra dando lugar a cuevas como la del Rincón del Gorgo, una maravilla de la naturaleza. Me dio la impresión de que me adentraba en otro mundo donde podía encontrarme cualquier cosa.





Después de subidas y bajadas llegamos de nuevo a la explanada junto a los olivos donde dejamos el coche, fin de la ruta, cae la tarde y volvemos a casa con la idea de volver de nuevo a Valdoria, para la próxima vez tomaremos junto al parking el desvío señalizado a la derecha hacia La Cueva Negra, otra tarde estupenda nos espera.



Enlaces de interés:



Marzo 2016